"You don't write because you want to say something. You write because you've got something to say".
- Anonymous

Ir atrás

RITMOS CLAVADOS

Era de un antiguo organillo de Madrid. El viejo rodillo cuyos clavos empujaban los martillos que marcaban el ritmo y sintonía de diversos chotis y canciones populares. Cada clavo una nota, al compás del giro de muñeca del "organillero" de turno. Una nota inquebrantable, eterna y miles de veces repetida. Clavos bien clavados, ajustados, afinados. Todo un programa pre-informático a conciencia, como los buenos guisos que necesitan horas de cocción y cuidado visual en todo su proceso. Una obra maestra y un prodigio de lo hecho a mano, de lo auténtico. Antes del imperio de los ceros y unos.

Guaynabo, Septiembre de 2015.