"You don't write because you want to say something. You write because you've got something to say".
- Anonymous

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación y preferencias.

Si sigue navegando, entendemos que acepta su uso. Saber más

Acepto

Uso de Cookies

  1. Se consideran “cookies” aquella información que, de forma automática, puede ser almacenada en ficheros de datos por el propio navegador web que se esté utilizando, con la finalidad de poder prestar un mejor servicio en la navegación web actual o futura, dando una mayor celeridad a la descarga del sitio web y de su visualización. Por otro lado, también permiten la visualización e identificación de la máquina que está accediendo al servidor.
  2. En todo caso, la recepción o no de los cookies dependerá del propio usuario del website y de las opciones que el mismo haya seleccionado en su navegador web. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador para ser avisado en pantalla de la recepción de cookies y para impedir su instalación en su disco duro. Por favor, consulte las instrucciones y manuales de su navegador para ampliar esta información.
  3. Gracias a las cookies, resulta posible que el servidor del usuario, o del tercero que actúe en su nombre, reconozca el navegador del ordenador utilizado por el usuario con la finalidad de que la navegación sea más sencilla, permitiendo el acceso a los usuarios que se hayan registrado previamente, acceder a las áreas, servicios, promociones o concursos reservados exclusivamente a ellos sin tener que registrarse en cada visita. Se utilizan también para medir la audiencia y parámetros del tráfico, controlar el progreso y número de entradas del sitio web.
  4. Para utilizar el sitio web, no resulta necesario que el usuario permita la instalación de las cookies enviadas por el servidor, o el tercero que actúe en su nombre, sin perjuicio de que sea necesario que el usuario inicie una sesión como tal en cada uno de los servicios cuya prestación requiera el previo registro o login.
  5. De igual manera, los servidores Web detectan de manera automática la dirección IP y el nombre de dominio utilizados por el usuario. Toda esta información es registrada en un fichero de actividad del servidor que permite el posterior procesamiento de los datos con el fin de obtener mediciones estadísticas que permitan conocer el número de impresiones de páginas, el número de visitas realizadas a los servicios Web, etc.

Ir atrás

LA TECLA DEL RETROCESO

En mi casa siempre hubo una antigua Hispano Olivetti M-40 de los años 30.

A parte de que era ( y sigue siendo, porque todavía existe ) un tanque de engranajes sólido como una roca, conservaba la estética y el look de su época. Las teclas eran redondas y planas, eso de la "ergonomía" todavía no estaba a la orden del día cuando se construyó, y ni que decir de la "portabilidad", aquello bien podía pesar veinte kilos.

El caso es que el artefacto cumplía muy bien con su cometido y sólo un clima tropical y altas cotas de humedad ambiente pudieron por fin con la agilidad de sus movimientos de carro.

Siempre me llamó la atención una tecla que estaba mal orientada, como virada. Mientras el resto permanecían impertérritas al uso y al tiempo, esta en cambio miraba hacia otro lado. Era la tecla de retroceso. Una tecla que hacía retroceder al carro un sólo paso. Era la tecla maldita, la que hacía ir atrás para, probablemente, rectificar algo que se quedó sin marcar bien.

No pude evitar pensar que era una especie de aviso a quién escribiera en ella, de que aquella tecla no debía ser pulsada con asiduidad si se pretendía ser un buen mecanógrafo. Si, porque antes, cuando se escribía directamente sobre papel, ir para atrás a cambiar algo que ya estaba impreso era todo un follón. Alguien que alardeara de escribir a máquina bien... no tenía necesidad de retroceder prácticamente nunca. ¡Igualito que hoy con el ordenador!. La tecla hoy se llama "Delete" y además de ir hacia atrás, borra sin dejar rastro.

Fuera de todo ésto... ¿Es tan malo retroceder como cuentan?, alguno que otro dice que ni para coger impulso hay que hacerlo. Sin embargo mucha gente que no ha sabido retroceder a tiempo lo ha lamentado. Sé que no hablo de nada en concreto pero creo que lo interesante está en el concepto, y no en los casos. Para retroceder hay que tener mucho valor, y casi siempre va precedido de una equivocación, de un error que no admite otro más.

Es como si pensáramos que en nuestra vida siempre debería haber una TECLA DEL RETROCESO, para cuando metemos la pata más de lo debido. Eso si... que esté orientada de forma diferente, para avisarnos de que no le demos demasiadas veces.

Madrid, Octubre de 2001.

 

 

 

#chromatica , #fotografia , #declaracion , #fotografia de arquitectura , #fotografía de moda , #interiores , #carlos_perez_lopez , #carlos_perez , # chromatica_fine_art , #chromatica_moda, #chromatica_prints , #prints , #chromatica_architecture , #chromatica_interiores , #chromatica_arquitectura , #chromatica_interiors , #carlos_chromatica , #chromatica_blog , #chromatica_fotografia , #chromatica_foto , #chromatica_photo , #chromatica_photography , #photography, #alcobendas , #foto_alcobendas , #fotografia_alcobendas, #Nikon, #NikonFM2, #KodakTrix100